Este fin de semana hizo muy buen tiempo y aprovechamos para salir con Lorenzo… Cuando va en el cochecito suele cansarse al rato, por lo que siempre llevamos la mochila para portearlo… así que al final siempre termina en el pecho de mamá o de papá, realmente en el de papá… le encanta llevarlo siempre él! Ronald-Porteando

Cuando estuvimos buscando la mochila vimos distintas opciones, pero decidimos esperar a que naciera el gordito para hacer la prueba directamente con él… A mi me gustaban mucho los tipo “fulares”, era el que tenía en mente comprar.

Cuando finalmente nació Lorenzo, fuimos en varias ocasiones a probarlos, pero no le gustaban, se ponía de muy mal humor cuando lo metíamos en la mochila… Para cuando ya tenía tres meses, fuimos a una feria y después de una sesión informativa de la tienda “El Ultimo Koala”, nos quedamos con un modelo de la marca ErgoBaby… finalmente no fue el fular, probé uno y me pareció que Lorenzo en cualquier momento se iba a salir!

Me desvié del tema… porque no quiero hablar sobre lo que yo escogí, quiero comentarles sobre los beneficios de portear… pero portear bien! Porque no todas las mochilas por mucha marca que tengan, por muy bonita que sean, son las idealmente ergonómicas para nuestros pequeñitos. 

Lo más importante es saber el bien que genera (tanto para los padres como para el bebé) llevarlo encima de nosotros… es algo completamente natural… El ser humano es dentro de los mamíferos el que nace mas indefenso e incapaz, no puede desplazarse y cubrir sus necesidades por sí mismo cuando nace, es por ello que esa relación cercana favorece el desarrollo y madurez de nuestro bebé.

Dentro de los beneficios de portear puedo comentarles:

  • yo-porteandoNuestros pequeños se sienten más seguros, sienten que estamos más atentos a ellos, y esta calma se transforma en niños que lloran menos, que tienen mejores momentos de sueños, así como menos cólicos y vómitos.
  • Tienen mejor desarrollo psicomotor y neurológico, porque al igual que en el vientre de su mamá, el movimiento constante ayuda la maduración neuronal y a mejorar el equilibro y control de la postura.
  • Al estar a nuestra altura ayuda a su integración al mundo, a compartir y participar en lo que hacemos los adultos… se convierten en niños más sociables! 
  • Volvemos a tener dos manos, disponibles para poder seguir haciendo nuestras actividades.
  • Favorece la continuidad de la lactancia, es más fácil amamantar!

Pero estos beneficios sólo son realmente efectivos si la mochila que estamos usando permite que nuestro bebé este en una correcta posición:

  • El bebe nunca debe estar colgado, sus piernitas deben estar siempre en posición de ranita, con las rodillas a un nivel un poco más alta que las nIMG_6204algas y abiertas en un ángulo de 90º aproximadamente.
  • La columna vertebral del bebé debe formar una C, ya sea en la espalda del porteador o de frente.
  • El bebé nunca debe estar dándole la espalda al porteador, es una posición fatal para nuestros pequeños, por temasIMG_6206de: mala posición de su espalda y de nuestra espalda, por sobre-estimulación, por peso en sus genitales, por estrés.

Así que a portear se ha dicho… pero ergonómicamente!!!

Espero hayan aprendido algo… Siempre lo digo, como madre hay algo nuevo que conocer todos los días!

Nos seguimos leyendo prontito!

La mamá de Lorenzo!

Anuncios