Evento madresferico… Johnson´s y las rutinas de sueño!

El pasado martes 14 de septiembre, gracias a Madresfera, tuve la oportunidad de asistir a la presentación de la campaña “Dulces Sueños”de Johnson´s, además de lo que _mg_9021aprendimos, la pasamos muy bien!

Estuvo Silvia Álava, psicóloga infantil, quien nos explicó la importancia que tiene hacer junto a nuestros pequeños una rutina a la hora de dormir y que siempre sea la misma para que se produzca el aprendizaje… Dentro de todo lo que comentó, recomienda seguir estos tres pasos:

  • Baño: con agua templada… se recomienda incluirlo porque así el bebé entiende que ha llegado la hora de dormir.
  • Masaje suave: con lociones humectantes e incluso (si se puede) con esencias agradables que ayuden a que el bebé logre relajarse con mayor facilidad_mg_8812
  • Momento tranquilo: ya sea leer un cuento, rezar, escuchar música o incluso cantar, ayudará al bebé a calmarse.


Lo importante
es hacerle entender al peque que ha llegado el momento de calmarse, de descansar y dormir… Desde muy pequeñito intenté con Lorenzo hacer esta rutina, como el nació en verano y normalmente el sol se iba después de las 21:00, cerraba todas la cortinas, bajaba la intensidad de las luces y ponía música suave… Lo baña, le daba unos masajes mientras le aplicaba crema y cuando lo ponía al pecho le cantaba… y quedaba frito!!!

Cuando pasaron los 6 meses de LME, le daba la cena antes de iniciar esta rutina, porque obviamente no es un momento de calma precisamente… Aunque nunca ha sido de comer mucho en la noche, intento que siempre esté con nosotros a la hora de cenar… Familia que cena unida, permanece unida!!!

En el evento también estuvo María Jesús del Olmo, musicoterapeuta quien nos comentó como puede influir la música en la rutina del sueño… Nos explicó como
“nananizar” nuestras canciones favoritas para poder utilizarlas al momento de dormir a nuestros peques
… que no es más que tomar una canción que nos guste mucho y aplicarles los sonidos típicos de nana: mmmm, nananana, shhhshhhh, con un ritmo mas calmado y sobretodo teniendo claro que lo que buscamos es dormir a nuestros peques… (y no armar una fiesta jajaja)

Dijo dos cosas que particularmente me quedaron grabadas…

_mg_8652-Al momento de dormir a tu bebé, debes entregarte al 100% a ello, olvidarte de las demás cosas que tienes pendiente por hacer y dedicarte a tu bebé… a sentir su respiración y disfrutar de ese maravilloso momento. Olvidemos la colada que está en la lavadora aún, el almuerzo de mañana que debemos preparar, el post que estamos escribiendo o la fregona a medio terminar… Abracemos a nuestros hijos y durmámoslos… ellos son unas esponjas y saben muy bien cuando nuestro cuerpo está pero no quiere estar…

-Al cantarle una nana a tu hijo, cerrando la boca, la vibración que haces, se parece mucho al sonido que escuchaba tu bebé cuando estaba en tu barriga. Lo he aplicado esta semana, y me ha funcionado muy bien…

Lorenzo es de piel atópica, no llega a escamarse, pero sí que la tiene reseca… tenía miedo de utilizar esta línea de productos, porque desde hace mucho tiempo que uso una especial para el, pero para mi sorpresa, le ha sentado fenomenal… además de que me encanta su dulce fragancia!

Así pues.. mientras yo me encargaba de aprender a “nananizar”,_mg_8855 Lorenzo disfrutaba con sus compis en una sala dispuesta para los más peques. 

Y ustedes tienen alguna rutina en especial para dormir a sus hijos?… cuéntenme que tal les ha ido… siempre es bueno saber qué hacen otras mamás!!!

Espero que pasen un excelente viernes!!!

Nos leemos prontito…

La mamá de Lorenzo

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Hola! Me ha encantado el consejo de centrarnos en lo que estamos haciendo, relajarnos y disfrutar de ese momento cuando estamos durmiendo a nuestros hijos. La importancia de desconectar de lo que aún nos queda por hacer y vivir ese momento. Es un ejercicio que nos ahorraría en general muchos dolores de cabeza. Si no, les trasmitimos nerviosismo y hacemos que relacionen ese momento con algo desagradable en el que mamá está enfadada, tiene prisa y pierde la paciencia.

    En mi caso me ha costado muchísimo establecer una rutina de sueño con mis hijas (tengo una de 3 años y otra de 16 meses) porque tienden a activarse especialmente por la noche. Ha habido periodos mejores y otros peores. Pero como yo siempre estoy agotada, el problema es que aunque procuraba mantener siempre el horario y las prácticas habituales, si las niñas se resistían durante mucho tiempo a dormirse terminaba perdiendo la paciencia, tirando la toalla y durmiéndolas en el salón conmigo en el sofá, en mi cama o como pudiera.

    En definitiva, en el último momento la rutina se iba al traste porque no terminaba de conseguir dormirlas de la forma establecida. Así que de alguna manera ellas se daban cuenta de que si oponían resistencia salían ganando y podían dar algún que otro salto más por la casa o dormirse más tarde y en otro lugar que no fuera su cuna o su cama. Y la verdad es que se nos hacía tardísimo y estábamos todos agotados.

    Pero por suerte no me he rendido y el inminente inicio del curso me ha supuesto un incentivo proponerme de nuevo establecer un horario y rutina fija de sueño que no cambie bajo ningún concepto. Si habitualmente nos costaba este aspecto, durante el verano mucho peor. Estaban alteradísimas, como os conté en este post: https://amareselmotor.wordpress.com/2016/08/24/consecuencias-de-la-ausencia-de-rutinas-de-los-ninos-durante-las-vacaciones/). La mayor empezaba a ir al colegio y el que tenga un buen descanso y un horario ordenado me parece sagrado. Así que poco antes de que acabaran las vacaciones comencé a ir adelantándoles los horarios y a establecer modos concretos y fijos de ir acercándonos al momento de dormir. Me mantuve firme en esto y mi marido se encargaba de dormir a la peque y yo a la mayor. Hacemos ducha, cena, reza su Avemaría, cuento y a dormir, con un horario muy rígido.

    Las primeras noches se resistía y se levantaba mil veces (las mismas que yo le volvía a acostar), pedía agua, pis, lloraba, pedía 1.000 cuentos más…Todas las excusas que encontraba para salir de la cama y “torearme” para dormir donde ella quisiera cuando ella quisiera…La clave ha sido mantenerme firme e insistir en que había que dormir. Me sorprendió mucho que cada día iba resistiéndose menos y durmiéndose antes. Hasta que desde hace un par de semanas podemos decir que adquirió perfectamente el hábito y conseguimos que se duerma sin problemas en su cama siempre a la misma hora y de la misma manera. Y con la peque igual, mi marido la pasea un poco en brazos después del bibe y cae rendida sin esfuerzo.

    En conclusión, las rutinas son vitales cuando son tan pequeños y para establecerlas, aunque al principio cueste y parezca imposible que vayan a funcionar, si nos mantenemos firmes surten efecto. Y adquirirlas será lo mejor para el bienestar y la salud de toda la familia. Perdona el rollo que te he contado jeje pero es que acabo de vivir este cambio a mejor y lo tengo muy reciente. Un beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *