Llegó Lorenzo!

Como lo prometido es deuda, hoy me toca contarles mi experiencia con el parto!
nosotros en el hospital

El 13 de Julio mi Dra. me confirmó que el día siguiente 14 de Julio induciríamos el parto… Debería estar a las 9:00 en el hospital… Y como lo dije en el anterior post, allí estábamos… Puntualísimos!!!

En el camino al hospital una amiga me sugirió hacer un grupo de Whatsapp para mantener a todos nuestros amigos al tanto… Un total de 100 personas…. Después del nacimiento de Lorenzo,  este grupo era la anécdota mas comentada!

Con los nervios de punta, deseosa por ver a mi pequeñín, angustiada por el dolor que iba a sentir… Pero feliz por encima de todo!!!

A las 10:00 nos suben a la habitación y desde ese momento empiezan los toqueteos, la matrona inicia con los tactos… Con 2 cm de dilatación estaba más que cruda… Y Lorenzo aún no estaba encajado! En las clases preparto recomendaban caminar para ayudar al avance del trabajo de parto, así que caminé lo que podía dentro de la habitación porque con la bata “culo afuera” no podía ir muy lejos!

Las contracciones iban y venían… Unas mas fuertes, otras mas débiles… Pero se hacían sentir… Inhala… Exhala!!!

A las 12:00 pasó nuevamente la matrona para chequear cuanto llevaba de dilatación… Dos cm más… Sólo dos centímetros!!!! Dos horas desde que llegamos y sólo llevaba  cuatro cm de dilatación… Dios bendito!!!
La matrona decidió romperme 12422319_10153318230461207_1211932796_ofuente, para así ayudar a que dilatara más rápido… Me pusieron un monitor intrauterino porque Lorenzo desde fuera no se dejaba medir. Y ahí estaba yo, como una cascada humana, con una varilla dentro de mi que medía las constantes de mi hijo…. Sin poder caminar, sin poder comer… Con la angustia y la ansiedad apoderándose de mi…

Mientras tanto en el grupo de whatsapp todos preguntaban sobre los avances…

Inhala… Exhala!!!

Mi madre llegó alrededor de las 14:00h… Llorando… Y más angustiada que yo… Pero me alegró muchísimo tenerla conmigo en ese momento!

A las 16:00h volvió la matrona… Otro toqueteo mas… Esta vez me preguntaron si quería ponerme un enema… No lo dudé, me daba una vergüenza tremenda pensar en que en pleno parto, diera a luz a otra cosa. Luego de hacerme esta limpieza profunda me anunciaron que me llevarían al paritorio porque ya tenía seis cm de dilatación y como me pondrían oxitocina, la cosa podría adelantarse y ser en cualquier momento!

Me despedí de mi madre a quien dejé a moco tendido en la habitación, dije hasta luego en el grupo de whatsapp porque no dejaban llevar móviles al paritorio… Y nos fuimos mi marido y yo con toda la ilusión del mundo a recibir a nuestro Lorenzo…

Recuerdo que en lo que llegamos lo primero que me preguntaron fue si quería la Epidural (pitocin), y dije que no… hasta ese momento las contracciones las había manejado bastante bien, además de que no quería meter ninguna droga extra al cuerpo y por ende al bebé… pero luego de una hora aproximadamente pasándome oxitocina las contracciones eran cada vez más fuertes, así que en lo que volvió la matrona no dude en pedirle desesperadamente: Siiiii quiero la Epidural!!!!12896199_10153318208166207_1880855401_o

Pero justo cuando llegó el grupo de anestesiólogos con todo su equipaje me entró un nerviosismo terrible, yo imaginaba una simple inyección, pero por lo que vi llegar casi casi era otra operación; Además que en mi mente tenía la voz de mi madre diciéndome: “Hija, la epidural es peligrosa, si no la ponen bien puedes quedar minusválida”…. Y por otro lado tenía a la anestesióloga diciéndome a regañadientes la posición que debía tener para poder colocarme la fulana anestesia…. “No te puedes mover” me dijo… “ ya vaaaa… viene una contracción” le dije…. En eso me abrazó la matrona, me hizo unos masajitos en la espalda, fueron solo segundos que para mi fueron milagrosos…. Y en lo que pasó la contracción, hicieron la punción… No sé si es que yo soy una miedica, pero el dolor que sentí fue horrible… Lo peor del asunto es que ese dolor era la anestesia local para poder poner la Epidural!

Después de todo el espectáculo con los anestesiólogos, el dolor disminuyó, obviamente. Las contracciones seguían su curso, pero yo casi no sentía nada… Sin embargo, la anestesia me cayó fatal y las nauseas y vómitos que no tuve durante el embarazo, las tuve en ese momento… Que desagradable!!!

epiduralEn uno de los tactos, la matrona me vuelve a decir que Lorencito está muy cómodo adentro, que no hay manera que se encaje, por lo que me pidió que me pusiera del lado izquierdo, para buscar que de alguna manera llegase al canal de parto…

Se incorporó otra matrona al equipo médico, pasó a saludar y a presentarse, obviamente con su respectivo toqueteo… “Estas de seis cm.. casi siete”, Ufff… que bueno… ahí vamos… poco a poco, pero adelantando, pensé yo. En eso entra la matrona que me había estado tratando desde el inicio y le dice a la matrona nueva: “De cuanto está?” a lo que la otra le responde: “Creo que de siete cm, pero como tu la has visto desde el inicio, chequéala nuevamente”… y ni corta ni perezosa… “vale….vamos a verrrr… Sí, creo que estás de siete cm, pero Lorenzo nada que se encaja. Vamos a llamar a tu Dra. para informarle de los avances y ver que nos sugiere”… Vamos!!!! que pase todo el personal médico a tocar a Deborah!!!

Habían pasado cuatro horas y ahí estaba yo con 7 cm de dilatación, con un malestar terrible, con contracciones disimuladas que en la posición que me pusieron sentía igualmente. Mi marido salía cada cierto tiempo para informar de los avances, que aunque no eran muchos, valía la pena contar, porque en el grupo de whatsapp ya estaban pasándose fotos de bebes gigantes diciendo que Lorenzo saldría con dientes… además de que mi madre estaba hecha un mar de nervios afuera… así que no podía dejarla tanto tiempo sola!12894560_10153318209116207_1114360875_o

Sobre las 21:30h me hacen otro tacto…. Ya tenía 10cm… Diosss ya estaba más cerca de ver a mi chiquito… ya iba a conocer al amor de mi vida…. Pero nada que Lorenzo se encajaba… por más movimientos que la matrona me hiciera, Lorenzo no quería salir de su barriguita!

A las 22:30 llegó mi Dra. y después de un tacto me dijo: “Déborah, has retrocedido, tienes 8cm de dilatación, nos vamos a quirófano”

En ese momento tuve una fuga de sentimientos… Emoción, tristeza, miedo, pánico, decepción, angustia…. Todo junto! Me había preparado para dar a luz a mi hijo, para sentir los dolores mas fuertes que una mujer puede sentir, para ver salir a mi hijo, para que mi esposo estuviese con nosotros, para una recuperación rápida, para hacer piel con piel con mi hijo inmediatamente después de nacido… tantas cosas que me pasaron por la cabeza… que ni me di cuenta cuando llegué a quirófano… Sólo recuerdo que me puse a llorar mientras me despedía de mi marido porque en este hospital no permitían la presencia del papá en la cirugía.

Todo estaba helado, con mucha luz… como las películas… ahí estaba mi Dra. explicándome lo que me harían, y para ser sincera, no le estaba prestando atención…. Estaba más preocupada por que me anestesiaran correctamente… me daba pavor no coger la anestesia… “Dr. Eso que me acaban de hacer en la pierna lo sentí”… “sí, Deborah, tranquila, vas a sentir, lo que dejarás de percibir es el dolor” …. “Dr. Eso que me hicieron en la barriga lo sentí”… “Ponle un poco más de anestesia… Déborah, mueve las piernas”… y moví la derecha… nada, no pude.. y moví la izquierda y sustoooo… se movió!!! “ Vió Dr….. esa anestesia no me cogió bien!” …. “Pónganle un poco más” Y con ese poco más volví a sentir el malestar de la tarde… las mismas nauseas… sentía que me estaba muriendo, recuerdo que estaba más pendiente del pitido de las maquinas (por si dejaba de sonar), que de lo que me decía mi Dra.

“Déborah.. Lorenzo está difícil… se ha encajado, y está complicado de sacar”… me dijo mi Dra… eso lo escuché perfectamente… Este hijo mío, travieso desde la barriga… cuando necesitábamos que se encajara no lo hizo y ahora sí… Dios, que nervios!!

Y después de 30 minutos desde el momento en el que me subieron… su llanto me dijo que había salido… finalmente!!! Lo limpiaron, pesaron, y taparon con una toalla caliente, le pusieron un gorrito12722597_10153318239516207_568094726_o y me lo acercaron a la cara, tan hermoso mi chinito… todo inflamado y con la mano en la boquita. Nos vimos, nos olimos y hasta el día de hoy no hay quien nos separe.

Se lo llevaron a su papá, y a mi me llevaron a recuperación, así que la piel con piel la hizo con él… Y soy feliz de que haya sido así, porque ya que no estuvo en el parto, por lo menos eso pudo disfrutarlo!!!

Después de casi 2 horas interminables en las que la pasé terrible con ataques de frío… Me bajaron a la habitación… Y ahí estaba él… Mi príncipe azul, mi hombre soñado, el fruto del amor, mi Lorenzo, nuestro hijo!!!

Han pasado 8 meses desde ese día… el tiempo está pasando muy rápido!

Espero hayan disfrutado mi historia… yo lo he hecho!

Feliz día… Nos leemos prontito!
La mamá de Lorenzo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *